Cada vez colaboramos más con diseñadores y tengo que reconocer que me encanta. De vez en cuando, sobre todo cuando tienen en marcha proyectos de luminarias, nos reunimos para mantenerles informados de nuestros productos, pues aunque de la industrialización se ocupen posteriormente sus clientes (cuando son diseñadores externos), necesitan conocer las posibilidades en componentes, el desarrollo de la tecnología, limitaciones, etc.

Hay uno de los componentes que suele ser siempre el que más interés despierta en este tipo de reuniones, la gama de reflectores para COB LED Reflect+A team de ALMECO, sobre todo si los diseñadores trabajan con luminarias decorativas, pues es un producto muy “estético”, bonito de por sí, con posibilidades de realizar grandes reflectores y darle personalidad al diseño con pocos elementos y sin inversión de moldes.

Reflectores_varios_ALMECO1

Pero el otro día, en una de estas reuniones, varios diseñadores se quejaban de lo complicado que era en ocasiones imprimir “alma” a muchos de los diseños con LED. Yo al principio no entendía nada, más acostumbrado a conceptos digamos más técnicos, pero rápidamente comprendí la importancia de lo que me hablaban.

Para el diseñador, es tan importante o más que el objeto en sí, la sensación y emociones que provocan su uso. Por ejemplo, la calidez de una lámpara incandescente, su suave regulación o incluso aun su encendido y apagado sin regular es agradable, pues la inercia del calentamiento o enfriamiento de su filamento favorece esta sensación.

Con los LED todo es diferente –me decían- nos benefician en muchas cosas, pero en ocasiones, todo el trabajo para que un diseño transmita emoción, se estropea en las unidades de producción solo porque el encendido y apagado es brusco, porque no llega a atenuar “del todo” o porque la regulación va “a escalones”. Ya no digamos si la luminaria en cuestión tiene flicker o parpadeo. La sensación de uso no es buena o al menos, no como nos gustaría a los diseñadores.

Afortunadamente tenía mi coche cerca, pero no, no quería huir de los diseñadores enojados con los LED, quería coger el demostrador de eldoLED, para que viesen cómo funciona el “Natural Dimming” de nuestros driver.

Esto es lo que queremos! Me decían mientras regulaban de 0% a 100% una y otra vez con el demostrador, muy suavemente, manteniendo la regulación en niveles muy, muy bajos, en los que prácticamente ni se apreciaba el brillo en el COB de la demo, como esperando que en cualquier momento fallase.

Los driver de eldoLED tienen muchas cosas buenas, pero a estos diseñadores, les encantó la suave regulación, sin saltos, en tramos del 0.1% y la posibilidad de regular hasta el 0%, pues aunque parezca una tontería, no es lo mismo que apagar desde el 10% como muchos otros driver regulables.

Ellos encontraron información y otras herramientas con las que dar vida a sus diseños, pero nosotros aprendimos que no solo se trata de lumen u otros datos técnicos. Hay que buscar el alma a los diseños y emocionar con ellos.  Nosotros, ayudaremos gustosamente a conseguirlo.