Si estas familiarizado con la fabricación de equipos electrónicos, seguramente ya lo conocerás o hayas oído hablar del proceso de tropicalizado de los circuitos.

 

Pero realmente, ¿sabes de qué se trata?

 

El tropicalizado simplemente consiste en la aplicación de una capa de barniz cubriendo una parte o la totalidad del circuito. La misión de esta capa de barniz es otorgar una protección extra al circuito, principalmente contra la humedad.
Normalmente el tropicalizado se aplica por spray, bien de modo manual o en procesos automáticos con barnizadoras y recubre con una fina capa todas partes del circuito que se quieren proteger.

 

Los circuitos electrónicos funcionando en ambientes húmedos y con cambios de temperatura, aun montados con envolventes estancas, pueden sufrir condensación, que terminaran por oxidar y degradar las soldaduras y componentes electrónicos.
En el caso de los circuitos con LED, cuando estos van montados en luminarias de exterior, en ocasiones las juntas de estanqueidad se degradan con el tiempo y fallan, entrando humedad en la luminaria. La tropicalización de los circuitos, aunque también sufrirá degradación con la humedad, protegerá las soldaduras y el LED, prolongando ampliamente la vida total de la luminaria.
El coste del tropicalizado es muy pequeño frente a las ventajas que ofrece para las aplicaciones de exterior, aunque cuando se trata de aplicarlo en circuitos de LED hay que seleccionar muy bien el tipo de tropicalizado que se utiliza, teniendo en cuenta la temperatura que puede alcanzar el circuito en funcionamiento, que ópticamente no afecte la emisión del LED y que por supuesto no contenga componentes que puedan afectar al propio LED.

¿Desea seguir las novedades y actualizaciones del blog? Es el mejor modo de estar informado sobre tecnología LED. Sus datos no serán facilitados a terceros ni usados para otro fin